17 de diciembre de 2010

Consejos importantes para la Cosecha del Trigo

En esta campaña 2010, la superficie cosechada de Trigo rondara los 3.010.000 ha. Considerando las pérdidas promedio de cosecha, del orden de 100 kg/ha,
quedaran en el suelo 301.000 toneladas de trigo, por un valor de 78 millones
de dólares perdidos (Tabla 1). Reducir un 15 % esas pérdidas significaría un
ahorro de 11,7 millones de u$s, motivo que justifica un esfuerzo de inversión 
y capacitación hacia la búsqueda de una rápida solución. A modo orientativo,
en la Tabla 2 se muestran los valores promedios de pérdidas en la cosecha 
de trigo en Argentina y su tolerancia.
Tabla 1. Valores de las pérdidas en Trigo promedio para la presente 
campaña y el valor factible de ser recuperado aumentando la eficiencia
 en un 15 %.
 * Valor de la tonelada de Trigo a Noviembre del 2010 más porcentaje de
 retenciones. Fuente: PRECOP 2010.
Cultivo
Área cosechable (ha)
Pérdidas promedio (Kg/ha)
Pérdidas (tn)
Valor recuperable U$S)
Trigo
3.010.000
100
301.000
11.700.000

Figura 1. Donde están las pérdidas de cosecha en trigo y como están 
formadas.
 Fuente: INTA PRECOP, 2010.

Trigo
Pérdidas
Tolerancia
Tipo de pérdidas
kg/ha
kg/ha
Total de pérdidas
100
70*
Precosecha
13
0*
Cosechadora
87
70*
Cabezal
45
35*
Cola
42
35*
Tabla 2. Pérdidas promedio en la cosecha de trigo y su tolerancia.
Fuente: PRECOP 2010. *El valor de la tolerancia es independiente
del rendimiento del cultivo.
La mejor herramienta para reducir pérdidas en trigo, es controlar las 
pérdidas de cosecha, utilizando la metodología del INTA PRECOP. 
Esta metodología, rápida y sencilla, consiste en trabajar con 4 aros 
forrados de 56 cm de diámetro (4 aros = 1 m2), los cuales se arrojan 
tres en el ancho de trabajo del cabezal y el cuarto al centro de la máquina, 
después del paso del cabezal y antes de que caigan los residuos de la cola. 
Todos los granos encontrados debajo de los aros corresponden a pérdidas 
de cabezal más precosecha y lo encontrado por encima es pérdidas por cola 
de la máquina. 333 granos de trigo/m2, equivalen a 100 kg/ha de pérdidas. 

La cosecha de trigo y la siembra directa.
Tener en cuenta que en un cultivo de trigo con un rendimiento de 2.800 kg/ha 
de grano, se producen aproximadamente unos 4.500 kg/ha de material no grano.Según la altura de corte del cabezal, la cantidad de residuos que ingresan
a la cosechadora estaría en unos 2.500 kg/ha. Teniendo en cuenta los  anchos         
de corte cada vez mayores de los cabezales modernos y el aumento en los               
rendimientos de los cultivos en grano y paja, los residuos que se depositan detrás   
de la cola de la cosechadora pueden llegar a equivaler a una concentración de unos 13.500 kg/ha, por lo que es muy importante lograr una distribución homogénea.
Por lo tanto es fundamental, dar el primer paso en el ciclo de Siembra Directa,
equipando a la cola de la cosechadora con un sistema desparramador de paja y
granza de alta eficiencia, que logre desparramar el residuo en todo el ancho de
trabajo del cabezal, en forma uniforme y evitando la utilización del picador de 
rastrojo (Figura 2).
Figura 2. Desparramador tipo plato con paletas de goma.                                               
El residuo de cosecha de trigo, uniformemente distribuido, debe ser entonces
preservado en el tiempo, ya que constituye la cama de siembra directa del                
cultivo posterior. Para ello debemos evitar totalmente en la labor de cosecha 
la presencia y circulación de camiones dentro del lote y reducir al máximo el 
transito innecesario de tractores y tolvas por el lote, ya que esto desmejora la 
cama de siembra y la cobertura de rastrojo y aumenta peligrosamente para el
rendimiento de los siguientes cultivos, la compactación de las capas más 
fértiles del  suelo.      .                                                                                                                                                                          
Cosechadoras, tractores y tolvas equipadas con equipos de alta flotabilidad,
disminuyen la presión sobre el terreno y la compactación y preservan en forma
adecuada la cama de siembra directa.                           
Por último, en los planteos con siembra directa continua, siempre es recomendable alternar las tareas con un ángulo de cruce de 30° 
(Figura 3)                                 
Figura 3. Las tareas consecutivas se deben cruzar entre sí, con un ángulo de 30°.
Esto favorecerá la labor de la sembradora, al evitar que algún cuerpo tenga que
sembrar sobre la cola de la cosechadora en todo el largo de tirada y facilitara el
trabajo de la barra de corte de la cosechadora, al desgastar todo el ancho de         
cuchillas en forma pareja y permitirle a la barra de corte tener un instante de 
trabajo en  vacio para  autolimpiarse.                                                                                                       
El incendio de la máquina durante la cosecha de trigo
En incendios de cosechadoras, este tipo de siniestros es iniciado y ocasionado
normalmente por chispas del motor, el recalentamiento del mismo u otras partes de
la máquina que toman contacto con la paja, granza o borba que se acumulan 
en el ambiente que rodea la cosechadora, especialmente en la zona del motor                                 
(Figura 4).
Se debe tener muy presente que durante la cosecha de los cultivos de trigo y 
soja se produce la mayor cantidad de incendios de máquinas cosechadoras en
nuestro país. Esto se debe en gran parte a que la trilla de estos cultivos se realiza
en verano, en el caso del trigo, y en verano-otoño en soja; épocas en las 
cuales predominan las altas temperaturas y, en muchas ocasiones, baja 
humedad relativa.
Figura 4. Incendio de una cosechadora trabajando sobre cultivo de trigo                                   
Cómo evitar el problema de los incendios en cosechadoras?
1-    Proteger toda entrada de aire a los ventiladores para que el mismo sea             
       filtrado y llegue limpio al motor evitando deposiciones peligrosas.                                      
2-    Canalizar la parte trasera de la cosechadora con pantallas  de  goma           
       encausando el flujo de paja y granza que sale de los esparcidores ubicados
       en la cola de la cosechadora, fuera del área de toma de aire del motor.                            
3-    Limpiar con sopladoras la cosechadora diariamente y si fuera 
        necesario dos veces por día el área del motor.                                                                      
4-    Proteger la cercanía del motor y del turbo con cualquier acumulación                
       de paja y granza, y estudiar su aislamiento con deflectores.                                                            
5-    Llevar extinguidores de incendio en la cosechadora y en los acoplados 
        tolvas acordes a la necesidad y magnitud del riesgo de incendio y posibilidad 
       de control.                                                                                                                                    
6-    Tener los teléfonos de los Bomberos de la zona, del operario de  la
       cosechadora y del tractor tolvero cargados en las agendas de los celulares
       respectivos.
7-    Equipar acoplados tolvas con un tanque de 300 litros de agua con una
       bomba eléctrica de 12 vol. o mecánico a la Toma de Potencia, dado que el 
       operario tolvero puede ser la primera persona que observe y detecte el
       incendio, siempre estará cerca de la cosechadora, como un bombero en 
       tiempo real  que disponen las cosechadas (Figura 5).                                                                                
Figura 5. Propuesta de INTA PRECOP II de tolva equipada con tanque de                    
agua y sistema de bombeo para apagar incendios primarios. 
Una vez terminada la tarea de cosecha, el trabajo invertido en cosechar sin 
pérdidas y con calidad debe ser continuado durante el proceso de embolsado 
del grano, respetando las indicaciones del INTA PRECOP: lograr una eficiente
conservación de los granos, recordando que mientras mejor sea la calidad del 
grano embolsado, mejor será el almacenamiento y que es muy importante 
realizar un control periódico del estado de las bolsas y del grano almacenado 
en su interior: Alto contenido de humedad en bolsas plásticas













AUTOR:  Ing. Agr. M.Sc. Mario Bragachini e Ing. Agr. José Peiretti 
INTA EEA Manfredi Argentina

No hay comentarios: