17 de agosto de 2017

El 31 de Agosto vence la DDJJ de Siembra de Trigo

El próximo 31 de agosto vence el plazo para la presentación de la Declaración Jurada de siembra de Trigo, avalando la procedencia de la semilla y su variedad, de acuerdo a las diferentes resoluciones de INASE, siempre que su facturación anual supere en 3 veces el monto de la máxima categoría del monotributo, independientemente de que se encuentren  inscriptos o no en el régimen de monotributo.
Cumplimentado el paso anterior, si usted reserva semilla para uso propio, deberá presentar antes del 31 de enero la Declaración Jurada de cosecha, donde detallará la cantidad de semilla guardada y el lugar donde se encuentra la misma. Esto le permitirá obtener un certificado de uso propio, para poder declarar la siembra en la próxima campaña.

Carga de Autogestión
Como primer paso debe dar de alta el Servicio de Autogestión del MINAGRO en la página del AFIP, ingresando con su Clave Fiscal. Aquí les dejo el INSTRUCTIVO
Seguidamente se debe descargar la Explicación pdf a modo de guía para completar su declaración jurada con la
información requerida en el Servicio de Autogestión del Ministerio agroindustria.
El trámite es GRATUITO y OBLIGATORIO para todos aquellos productores alcanzados en el primer paso, para cumplimentar con lo solicitado en las Resoluciones INASE Nº 187/15 y 149/16.

Ante cualquier duda o inquietud en la presentación de la DDJJ , puede comunicarse con este Registro de
Usuarios de Semilla (ex RUSSyT)  al 0800-362-4684 o (011) 3220-5454/5455
HORARIO DE ATENCIÓN: DE LUN A VIE DE 10 A 13 HS. Y DE 14 A 16 HS.
Por correo electrónico a: productores@inase.gov.ar / rus@inase.gov.ar

Agronomía en La Pampa
Colonia Santa María - La Pampa.
sergiolacorte@yahoo.com.ar
02954-15-807606

15 de agosto de 2017

Micotoxinas en granos y subproductos

Micotoxinas en los granos y subproductos. La prevención a campo, en la cosecha y durante el almacenamiento son determinantes.
Publicado el: 04/04/2017
Autor/es: Ing. Agr. Rubén Roskopf (E.E.A. INTA Pergamino); Ing. Agr. Leandro Cardoso (E.E.A. INTA Balcarce); Ing. Agr. Juliana Iglesias e Ing. Agr. Daniel Presello (E.E.A. INTA Pergamino. Buenos Aires. Argentina

INTRODUCCIÓN
 
Las micotoxinas son metabolitos producidos por algunas especies de hongos durante su crecimiento que, aún en muy bajas concentraciones, tienen elevada toxicidad tanto para el hombre como para los animales. El consumo de granos o sus derivados contaminados con micotoxinas, afectan la salud de los organismos vertebrados con efectos sobre el desarrollo embrionario, la reproducción, los sistemas nervioso, respiratorio e inmunitario, entre otros, pudiendo llegar a ser fatales. 
 
Las especies fúngicas, pertenecientes a los géneros Aspergillus, Fusarium, Penicillum o Diplodia, son patógenos naturales de los cultivos y colonizan el grano a campo o en las siguientes etapas de almacenamiento, procesamiento y elaboración de alimentos. Si se dan las condiciones ambientales adecuadas, estos hongos producen algunas micotoxinas altamente nocivas para la salud como las aflatoxinas, fumonisinas, tricotecenos o zearalenona, entre otras. 
 
 

CONSIDERACIONES DE IMPORTANCIA

La presencia de hongos no necesariamente implica la producción de micotoxinas, sin embargo puede que haya persistencia de micotoxinas aún en ausencia de hongos. Cada género de hongo puede generar diferentes tipos de micotoxinas, de la misma forma que un determinado tipo de micotoxina puede ser producida por diferentes especies de hongos. 
 
Una vez producida la contaminación, las micotoxinas son muy estables y de difícil eliminación por lo que se deben tomar medidas preventivas a fin de producir granos y alimentos aptos para el consumo y reducir el impacto económico en la cadena de producción.
 

PREVENCIÓN EN LA PRODUCCIÓN A CAMPO

Los hongos productores de micotoxinas tienden a invadir los tejidos menos vigorosos o que han empezado un proceso de deterioro, por lo que las buenas condiciones del cultivo logradas mediante el ajuste de la fecha de siembra, densidad, fertilidad o irrigación crearán un ambiente poco propicio para el desarrollo de micelio y reducirán la probabilidad de que ocurran focos de contaminación. Además, las buenas prácticas de cultivo minimizan la probabilidad de ocurrencia de estrés severo en las que algunos hongos responden produciendo altos niveles de micotoxinas.  

Las plantas tienen mecanismos de defensa que les permiten reaccionar ante la presencia del patógeno disminuyendo los niveles de infección. Las variedades disponibles en el mercado tienen diferentes niveles de reacción a la enfermedad. Mientras algunas de ellas son severamente afectadas por hongos de grano y espiga, otras sembradas en las mismas condiciones son afectadas levemente sin que la enfermedad afecte el rendimiento y manteniendo bajos niveles de contaminación. La elección de los cultivares menos susceptibles a las infecciones fúngicas es una de las medidas más efectivas para el manejo de enfermedades fúngicas y contaminación con micotoxinas en granos. Durante los últimos años, INTA ha evaluado la resistencia en la mayor parte del germoplasma disponible en maíz y trigo, dicha información puede ser consultada AQUI . 

El daño ocurrido en los tejidos de protección del grano, como los que ocurren por ataque de insectos Lepidópteros facilita la entrada del hongo al grano generando focos de contaminación. El uso de variedades con resistencia a insectos, ejemplo cultivares Bt, junto con otras medidas de manejo integrado de la plaga reducirán el daño de insectos y los niveles de contaminación.

Los tratamientos con fungicidas reducen los niveles de hongos en grano y espiga de algunos cultivos como los cereales de invierno y no son tan efectivos en otros, como es el caso de maíz. La eficiencia de los tratamientos con fungicidas puede mejorarse aplicando el fungicida en los momentos de mayor probabilidad de ocurrencia de infecciones determinado mediante sistemas de pronóstico.  

El sistema de pronóstico para fusariosis de la espiga de trigo desarrollado por el INTA para trigo se halla disponible online y pueden ser consultado diariamente para conocer la necesidad de aplicar fungicidas. Además, estos sistemas producen mapas de probabilidad de contaminación con micotoxinas que pueden ayudar a predecir los niveles de contaminación en determinada región y ayudar a la toma de decisiones sobre medidas de manejo o destino que se le dará a los granos.
 
 
PREVENCIÓN DURANTE COSECHA

Los granos quebrados son de fácil colonización para los hongos e insectos por lo que mantenerlos enteros, sin roturas visibles o fisuras, ayuda para minimizar el desarrollo de hongos y la contaminación con micotoxinas. Para mantener sin daño mecánico los granos se debe regular adecuadamente el sistema de trilla de acuerdo a la humedad de los granos. Si el cultivo está seco, la separación del grano del material no grano, se realiza fácilmente por lo que se debe disminuir las RPM del cilindro o rotor de trilla y aumentar su separación con el cóncavo.  Estos elementos de trilla se deben cambiar si están desgastados evitando extender su vida útil a costa de regulaciones más agresivas que elevan notablemente el daño mecánico al grano. 
 
Las cosechadoras axiales en general provocan menor daño mecánico a los granos.

Durante la cosecha, la tolerancia de grano partido no debería ser solamente la norma de comercialización para cada grano, si no la mínima posible que me permita realizar una cosecha eficiente con bajas pérdidas manteniendo la integridad del grano.

En trigo con fusariosis de las espiga es conveniente iniciar el trabajo con una humedad de grano de 17 a 18 %, de forma tal de lograr una mayor diferencia en el peso específico entre el grano sano, entero y con mayor humedad y el grano atacado por Fusarium sp, (más seco y liviano). En la limpieza de la cosechadora se debe aprovechar esta diferencia de peso regulando el ventilador con mayor caudal de aire (trabajar en el rango desde los ¾ de velocidad hasta el máximo) de manera que los granos con fusarium salgan por la cola de la máquina (monitoreando que no se pierdan granos con valor comercial).  Hay que tener en cuenta que esta recomendación exige que el grano sea inmediatamente secado a 14 % de humedad luego de la recepción en el acopio y previo al almacenamiento.
 

PREVENCIÓN DURANTE EL ALMACENAMIENTO

El almacenamiento de los granos secos, por debajo de la humedad de recibo y a baja temperatura, son las principales herramientas para minimizar el desarrollo de hongos y la consiguiente producción de micotoxinas en esta etapa. Una consideración especial es el girasol que debe almacenarse más de 3 puntos por debajo de su humedad de comercialización para evitar serios problemas en el almacenaje. 

Tabla 1. Humedad segura de almacenaje de granos correspondiente a una temperatura de 17 °C. (Fuente: ASAE D 245.5) 

Granos
% humedad *1
   Girasol
   8
   Maíz
   14,1
   Soja
   12,9
   Sorgo
   15,6
   Trigo
   14
*1 (si la temperatura de los granos es mayor, la humedad segura de almacenaje debe ser menor) 

Adicionalmente, la fuente inicial de inoculo fúngico puede disminuirse eliminando las partículas pequeñas de granos y materias extrañas a través de la limpieza mecánica o neumática del grano al ingreso a la planta. Si el grano ya se almacenó en el silo, es recomendable realizar el “descorazonado”. Esta técnica consiste en extraer aproximadamente el 3 % del grano contenido en el silo lleno (invertir el "copete") y de esta manera eliminar la columna central del granel en la que normalmente se concentra el material fino que entorpece el paso del aire, facilita el desarrollo de insectos, hongos y producción de toxinas. El grano descargado puede ser pasado por la limpieza y regresado al silo o enviado para la venta, pero nunca se debe recircular porque no tiene efecto la práctica del descorazonado.

En el caso del almacenamiento en silo bolsa es determinante mantener la hermeticidad y realizar un llenado uniforme para evitar sectores con aire en la bolsa. Para ello se debe realizar el llenado dentro del límite de estiramiento de la bolsa, reparando inmediatamente cualquier rotura para evitar la entrada de agua. Nunca confeccionar la bolsa directamente sobre el rastrojo y siempre en lotes altos para evitar los anegamientos luego de una lluvia torrencial.
 
Cuando se determina la presencia de micotoxinas en un lote de granos, la única medida natural para contrarrestar su efecto, sin el agregado de químicos, es el mesclado con distintas partidas de granos para reducir el promedio de contaminación de todo el granel.
 

SISTEMA DE MUESTREO PARA DETECTAR LAS MICOTOXINAS EN GRANOS

La distribución de las micotoxinas en el grano es en general muy heterogénea, por lo cual el muestreo debe realizarse mediante la extracción de varias submuestras para confeccionar una muestra compuesta. Si, por ejemplo, las normativas para análisis comercial indican la extracción de 3 submuestras en un chasis y 5 en acoplado de un camión (8 submuestras en 30-35 t de grano), la cantidad mínima requerida para un análisis de micotoxinas es prácticamente el doble. Las muestras deben ser conservadas en freezer hasta su evaluación en laboratorio.
 
Fuente: ENGORMIX

10 de agosto de 2017

Fosfito de Potasio. Una "vacuna" para los Cultivos

Ante la necesidad actual y futura de producir alimentos cada vez más sanos, afectando de la menor manera posible los recursos agroecológicos, se vienen desarrollando esta nueva tendencia de productos BIO, basados en microorganismos, metabolitos, fertilizantes orgánicos, etc., con una actitud más defensiva o previsora y menos curativa (la vieja escuela agronómica).

En la actualidad, me encuentro desarrollando un producto BIEN PAMPEANO: el INDUKTOR de la Empresa Agile Agro.
Se trata de una solución enriquecida en Fosfito de Potasio, Zinc y otros microelementos.
El producto está muy recomendado no sólo en fruticultura y horticultura, sino también en cultivos extensivos tales como Soja, Girasol, Maíz, Trigo, Sorgo, Algodón y Alfalfa.
Como bien lo explica en este video de AgroTv, el fitopatólogo de la FAUBA, Marcelo Carmona, los fosfitos actúan sobre las plantas de dos maneras:

1) Activando los mecanismos de defensas naturales de los cultivos frente al ataque de diversos fitopatógenos (RSA- Resistencia Sistemática Adquirida).
2) Actuando como un potente instrumento nutricional, aportando fósforo, potasio, zinc, manganeso, magnesio, cobre, calcio, etc.
Por todo lo dicho, se trata de un ESTIMULANTE DE LA RESISTENCIA VEGETAL y un PROMOTOR DEL CRECIMIENTO Y DESARROLLO VEGETAL.

Actualmente estoy comenzando ensayos con INDUKTOR en Trigo. Uno con tres aplicaciones: A la Siembra, Macollaje Temprano y Fin de Macollaje. Y dos ensayos con aplicaciones en macollaje; en todos los casos lo pruebo asociado a la aplicación de Azospirillum y fertilizantes convencionales.
El producto además, puede mezclarse con los tratamientos normales de herbicidas y también (muy recomendado por su efecto sinérgico) con fungicidas.



Información Técnica
INDUKTOR
Fertilizante Líquido a base de Fosfito de Potasio + Microelementos (Zinc, Cobre, Calcio, Magnesio y Manganeso)
Densidad: 1.42 g/ml
Fósforo Asimilable: 13% p/p
Potasio Soluble: 16% p/p
Grado: 0  -  13  -  16 + microelementos
Grado Equivalente:  0   -   30  -  20  + microelementos
Dosis:
Tratamiento a la Siembra:  250 cc/100 kg de semilla
Vegetativo Temprano: 250 - 500 cc/ha (según recomendación técnica)
Reproductivo Temprano: 250 - 500 cc/ha    "          "                    "

9 de agosto de 2017

Suelos Compactados: ¿Ahora qué hago?

Publicado el: 

Autor/es: 


En las últimas campañas, la ocurrencia de condiciones climáticas excesivamente húmedas asociadas, en muchos casos, a la presencia de napas cercanas a la superficie, generó innumerables situaciones donde la cosecha de soja y maíz se realizó en condiciones de baja transitabililidad y capacidad portante, provocando problemas de compactación superficial y subsuperficial en gran cantidad de lotes de la región. 

Resulta necesario definir estrategias para la recuperación de la capacidad productiva de los lotes afectados, para lo cual analizaremos aspectos relacionados al tránsito de maquinarias y sus efectos sobre el suelo y los cultivos.

Efectos del tránsito de maquinarias sobre el suelo y los cultivos 

Si bien el uso extensivo de la siembra directa (SD) en la región pampeana permitió reducir los procesos erosivos, la degradación física provocada por el tránsito en húmedo asociada al monocultivo de soja se convirtió en el factor de mayor riesgo en estos sistemas. La degradación física se manifiesta como una pérdida de la porosidad de los suelos y está asociada a la textura, contenido de materia orgánica y al peso y presión de la maquinaria utilizada (Jorajuría, 2005). Por otra parte, con el avance tecnológico de la agroindustria metalmecánica, se incorporaron al mercado equipos de mayor capacidad de trabajo con un incremento de su peso. Esto sumado a un mayor número de pasadas asociados a tratamientos de fertilización y protección del cultivo contra malezas, plagas y enfermedades, generalizó el problema. 

La superficie transitada por los rodados de los equipos agrícolas, en soja de primera, supera el 60% del área total en cada campaña, considerando la maquinaria usual en el sur de la provincia de Santa Fe (G. Gerster, datos inéditos). La siembra y aplicación de fitosanitarios para el control de malezas, requieren que el suelo posea niveles de humedad elevados, coincidiendo en muchos casos con el intervalo de máxima susceptibilidad a la compactación. A su vez, el desplazamiento de cultivares de soja de ciclo largo (grupos de maduración VI y VII) por cultivares de ciclos más cortos (grupos III y IV) produjo un adelanto de la cosecha concentrándose en el mes de marzo, coincidiendo con un periodo de abundantes lluvias. 

Cuando un rodado se desplaza sobre un suelo desnudo produce efectos diferentes a los generados en uno cubierto. La presencia de una abundante cobertura de rastrojos amortigua parcialmente el efecto del tránsito, dado que el esfuerzo mecánico se realiza sobre un intermediario, que disminuye sus efectos negativos sobre el suelo. En lotes destinados a monocultivo de soja en cambio, la escasa cobertura agrava el problema. La ausencia de gramíneas en la rotación, sumada a la escasa actividad biológica de estos sistemas contribuyen a que los sectores compactos generados por el tránsito perduren varios años. 

Gerster y Bacigaluppo (2004), trabajando en argiudoles típicos sobre huellas generadas por el paso de tolvas autodescargables, observaron que los sectores transitados presentaban un incremento en la densidad aparente, reducción de la infiltración básica, menor exploración de raíces y una disminución en los rendimientos de soja y maíz de un 28% y de 15%, respectivamente, respecto a zonas sin tránsito. También observaron una merma en la presencia de nódulos en las raíces del cultivo de soja, tanto en su peso como en su cantidad. 

Algunas alternativas para reducir o limitar los efectos negativos del tránsito, consisten en utilizar maquinarias de menor peso por eje y/o adecuar los rodados para reducir su presión específica sobre el suelo. Respecto al primer aspecto, es preocupante la tendencia de los últimos años a la utilización de cosechadoras y tolvas con mayor capacidad de trabajo y mayor peso, por lo cual, el uso de neumáticos de mayor superficie de apoyo aparece como la alternativa para reducir o limitar los efectos negativos del tránsito de maquinarias. La ventaja de este tipo de rodados consiste en que permiten reducir la presión específica sobre el suelo ya que distribuyen la carga en una mayor superficie de contacto. 

Con el objeto de evaluar el uso de rodados alternativos en tolvas auto-descargables, Gerster y Bacigaluppo (2012) realizaron un experimento sobre un suelo argiudol típico serie Armstrong, con más de veinte años de agricultura y ocho años en siembra directa continua, comparando el tránsito con rodados convencionales y radiales. Algunos resultados observados luego del paso de ambos rodados, mostraron que el rodado convencional presentó valores más elevados de resistencia mecánica a la penetración en estratos superiores del perfil del suelo (10 - 20 cm), mientras que con el rodado radial los valores más elevados se encontraron a mayor profundidad (20 - 30 cm). Estas observaciones coinciden con las realizadas por Voorhess et al. (1986) y Jorajuría (2005), quienes determinaron que superficialmente el efecto negativo del tránsito está asociado a la presión ejercida por el neumático, mientras que a nivel sub-superficial depende más del peso total del equipo utilizado. 

También se observó que la presencia de densificaciones superficiales por tránsito con rodado convencional limitó el crecimiento de raíces en todo el perfil. Con rodado radial, en cambio, hubo un mejor enraizamiento en profundidad incluso en estratos con valores más elevados de resistencia mecánica a la penetración. Sin dejar de tener en cuenta que el área sin tránsito, siempre presentó mayor abundancia de raíces en todo el perfil. Si bien los neumáticos radiales favorecieron el desarrollo radical de los cultivos (en relación a los convencionales), su efecto para atenuar la degradación física del suelo es limitado, ya que generan densificaciones a mayor profundidad que los neumáticos convencionales. Su uso continuo podría generar compactación más profunda y difícil de revertir, aspecto que requiere la realización de estudios complementarios.

Efectos de la rotación de cultivos sobre el suelo 

La siembra anual de un solo cultivo de verano y el uso de barbechos químicos que mantienen el área libre de malezas el resto del tiempo, genera una sub-utilización de los recursos disponibles (agua, radiación, nutrientes), ya que durante el barbecho no es aprovechada la energía solar para generar moléculas orgánicas. La inclusión de un cultivo invernal permite utilizar en forma más eficiente estos recursos, que además de producir granos, genera con los residuos un efecto de cobertura y contribuye a mejorar el balance de la materia orgánica del suelo. Las gramíneas de invierno, como el trigo, normalmente encuentran durante su implantación el suelo húmedo por periodos prolongados, teniendo, por lo tanto, mayores posibilidades de crecer en los sectores compactados. Este hecho está asociado a las características de las lluvias otoñales que al ser de baja intensidad y de larga duración permite humedecer todo el perfil, incluso los sectores compactos. Este aspecto tiene ventajas sobre el cultivo de maíz que no siempre se desarrolla con buenas condiciones de humedad en el perfil, si bien presenta la capacidad de generar poros de mayor diámetro, que son los que contribuyen a lograr una mayor velocidad de infiltración de agua. 

Estas características explican por qué los suelos bajo SD, con una adecuada rotación de gramíneas, mediante el efecto de las raíces y de la actividad biológica, asociado a procesos de humectación y desecamiento, tienen la capacidad de recuperar la estructura. Este proceso, que depende de las características de cada lote (cobertura, materia orgánica, etc.), puede demorar varios años. 

Los suelos de nuestra región adecuadamente manejados bajo SD, son capaces de recuperar la estructura y porosidad afectada por el tránsito. La intensificación con gramíneas con una adecuada fertilización, constituye un sistema que permite mantener altos niveles de cobertura y porosidad mejorando el balance de materia orgánica y nutrientes. 

Resulta necesario reducir el impacto de la compactación mediante una estrategia que combine el tránsito controlado y el uso de rodados de mayor superficie de apoyo y menor presión especifica. Para la remediación de lotes ya afectados por el tránsito, es recomendable la siembra de gramíneas, tanto de invierno como de verano, a los efectos de que sus raíces permitan recuperar la estructura de los suelos.

Bibliografía 

Gerster, G., y S. Bacigaluppo. 2004. Consecuencias de la densificación por tránsito en Argiudoles del sur de Santa Fe. Actas XIX Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo – Paraná. 
Gerster, G., y S. Bacigaluppo. 2012. Manejo del suelo. Capítulo 9. El cultivo de soja en Argentina. Ed. Agroeditorial, 175-188. 
Jorajuría, D. 2005. Compactación del suelo agrícola inducida por tráfico vehicular. Reología del suelo agrícola bajo tráfico. Facultad de Ciencias Agrarias y Forestales. Universidad Nacional de la Plata: 39-56 
Vorherss, W., W. Nelson, y G. Randall. 1986. Extend and persistence of subsoil compaction with heavy axle loads. Soil Science Society of America Journal, Madison. 50: 428-433

8 de agosto de 2017

Diferencias impositivas entre contratos de pastoreo y de pastaje

Registran disparidades en el tratamiento del IVA y de Ingresos Brutos

Es frecuente que los ganaderos no consideren las diferencias existentes entre un contrato de pastoreo y uno de pastaje. Para aquellas personas no familiarizadas con las disparidades legales entre uno y otro, el hecho de copiar algún texto genérico podría ponerlas en riesgo de ser sancionadas por el Fisco por omisión en el pago de impuestos. Ambos contratos son accidentales, pero la incidencia impositiva es diferente.








Contratos por pastoreo
  • En este caso, una empresa ganadera traslada la hacienda para engordar al campo de otra persona física o jurídica por un lapso breve de tiempo.
  • Por ese engorde, el titular de la hacienda abonará un precio en pesos.
  • Este contrato no estará alcanzado por el impuesto al valor agregado. Por lo tanto, deberá abonarse el valor pactado entre las partes sin el monto del impuesto.
  • En el Impuesto a los Ingresos Brutos, la tasa será idéntica para el alquiler de un inmueble rural que se aplica en cada provincia.
Contratos por pastaje
  • El titular del inmueble no cede el uso y goce del predio; sólo recibe los animales por un lapso de tiempo establecido, percibiendo como retribución por cabeza y tiempo, una suma de dinero.
  • Se trata de una prestación de servicios alcanzada por el impuesto al valor agregado con la alícuota general del 21%. Muchas veces, esta alternativa es utilizada por el propietario que brinda el servicio para reducir los saldos a favor técnicos de IVA que tuviere por su propia actividad agrícola ganadera. En cuanto al Impuesto sobre los Ingresos Brutos, tratándose de un servicio, la tasa será que establece cada provincia.
Conclusiones
Dada la diferencia fiscal entre uno y otro contrato, equivocarse en su tipificación –por ejemplo que la empresa titular del predio facture pastoreo cuando en realidad es pastaje- implicaría que no declara un importante valor de IVA y una diferencia de Impuesto sobre los Ingresos Brutos. Por lo tanto, si fuese detectado por una inspección, se deberá abonar la diferencia impositiva de IVA y de Ingresos Brutos más los intereses y multas correspondientes.

Fuente: Alejandro Larroudé. Barrero y Larroudé

17 de julio de 2017

Abonos Orgánicos, alternativa en la gestión de la fertilidad de los suelos

4.1. Generalidades.
En los años sesenta del siglo XX, la esperanza del mundo para una alimentación suficiente de la población del planeta que crece vertiginosamente se concentró en la mal llamada "Revolución Verde";  la introducción de variedades e híbridos altamente productivos se lograron incrementos significativos de la producción. Al mismo tiempo se adecuó la agricultura del Tercer Mundo a las normas de las industrias occidentales, lo que conllevó a un aumento masivo del empleo de fertilizantes sintéticos y plaguicidas, que años más tarde han repercutido al desplazamiento de las semillas locales al deterioro del medio ambiente y de la salud de los agricultores y consumidores. (GTZ 1994). Los abonos orgánicos son  válidos para  las zonas estacionalmente secas de la provincia de Loja, con contextos de bajas producciones y niveles de vida relativamente bajos.
Sin embargo los residuos orgánicos han sido utilizados desde tiempos ancestrales  para abonar los suelos dedicados a la agricultura y ganadería, proporcionando un doble beneficio: uno ambiental (reciclaje se residuos biodegradables) y otro agrícola (incorporación de nutrientes y materia orgánica al suelo).
En los Andes y otras regiones de América Latina el uso del abono orgánico tiene  tradición; por ello muchas de las prácticas agrícolas que una vez fueron consideradas como primitivas o erradas por el capitalismo se reconocen hoy como modernas y apropiadas por los investigadores agroecólogos.
Se adoptan diseños múltiples de cultivo en curvas de nivel (intercalando los tres estratos: Arbóreo, arbustivo y herbáceo con la aplicación de abonos orgánicos, combinando con obras de conservación de suelos para asegurar una producción constante de alimentos y una cubierta vegetal para la protección del suelo permitiendo un abastecimiento de alimentos diversos para la nutrición humana y animal. Un sistema de cultivo agroecológico mantiene las relaciones bióticas (relación depredador/presa, fijación del nitrógeno) que benefician al agricultor y su entorno (Neugebaguer 1993)
Cabe señalar que hoy en día existe cierta demanda de productos orgánicos en los mercados de los países industrializados en donde se pagan un precio relativamente alto los productos denominados limpios. En este contexto el Ecuador produce cultivos orgánicos para la exportación como banano, café, cacao, flores, etc.
En la zona estacionalmente seca de la provincia de Loja algunos agricultores gestionan la fertilidad de sus suelos recolectando, procesando y aplicando materiales (productos y subproductos de parcelas), adoptando sistemas de barbecho, asociación, rotaciones que incluyen leguminosas en sus cultivos, lo que repercute directamente sobre el mejoramiento de la fertilidad de los suelos e incremento de las producciones.

4.2.  La materia orgánica del suelo
4.2.1. Origen.
Para iniciar con la procedencia de la materia orgánica se parte del anhídrico carbónico (CO2) atmosférico que existe en un porcentaje del 0,03 %; éste se incorpora a la planta mediante la fotosíntesis con participación de energía solar y agua. Los compuestos orgánicos formados en las plantas, se consumen por los herbívoros a su vez, son consumidos por los carnívoros; pero tanto plantas como animales excretan sustancias orgánicas que son incorporadas al suelo; por otra parte, la muerte de los organismos vivos ocasiona nuevas adiciones al horizonte superficial del suelo (Gallardo  2002).
En el suelo estas sustancias orgánicas sufren primeramente un desmenuzamiento (principalmente originado por la mesofauna, esto es, insectos, arácnidos, lombrices, anélidos, crustáceos, etc.) y luego un cambio drástico en su estructura biológica y composición química original bajo la acción fundamental de los microorganismos edáficos (hongos, bacterias, etc.), que conducen a una doble vía: Por una parte se vuelven a formar anhídrido carbónico (CO2), vapor de agua y otros compuestos orgánicos que se incorporan a la atmósfera o son arrastrados por las aguas de lluvia o riego (mineralización) y, por otra, se forman una sustancia negruzca, amorfa poco atacable por los microorganismos del suelo y que se denomina tradicionalmente humus ( proceso humificación). Además se desprende CO2 en la respiración de vegetales y animales, en la fermentación de sus residuos y en su combustión o en los incendios de cualquier origen (Gallardo  2002).
No todos los compuestos orgánicos que son parte integrante de los residuos vegetales son atacables o mineralizables con igual facilidad por los microorganismos edáficos. Si se observa la Fig. 1 se comprueba que la mineralización y humificación progresa diferentemente según sean residuos celulósicos (fácilmente biodegradables) o residuos lígnicos (lentamente biodegradables).

Fig. 1. Velocidad de descomposición de diferentes fracciones orgánicas en el suelo. Se observa que la lignina de la madera ofrece gran resistencia a la mineralización, al contrario de la celulosa y las sustancias orgánicas solubles en aguas (ácidos orgánicos, azúcares, aminoácidos, etc.).  Fuente: Gallardo  2002.

4.2.2. Composición de la materia orgánica del suelo
En el (Cuadro 2) se indica la biodiversidad microbiológica que son los encargados de descomponer la materia orgánica con su porcentaje respectivo.

Cuadro 2. Composición de la materia orgánica del suelo.

Fuente: Gallardo  2002.

Podemos concluir que si bien la agricultura convencional (o “química”) trae como consecuencia la eliminación selectiva de los organismos del suelo, añadiendo funguicidas, insecticidas, etc.; una agricultura agroecológica  debe aprovechar al máximo el conocimiento científico para lograr la existencia de un equilibrio favorable a la nutrición vegetal.

4.2.3. Composición del humus.
Las sustancias húmicas tienen composición química variable según las condiciones del medio (ecológicas). Una composición media sería 54 % de carbono, 38 % de oxígeno, 4 % de hidrógeno y 3 % de nitrógeno, existiendo pequeños porcentajes de fósforo y azufre (Gallardo  2002).
Del oxígeno presente en la molécula húmica, alrededor de un cuarto está formando parte de ácidos orgánicos (grupos carboxílicos), por lo que globalmente estas sustancias muestran un carácter ácido. Atendiendo a su mayor o menor acidez y tamaño molecular se suelen distinguir, respectivamente, los ácidos fúlvicos de los ácidos húmicos.
Otros elementos que van acompañando a las sustancias húmicas son los óxidos de hierro, manganeso, aluminio y sílice, además de otros micronutrientes, tales como cobre, zinc, cobalto, molibdeno, etc. En general, se les engloba bajo el nombre de “cenizas” y pueden alcanzar fácilmente el 20 % de los ácidos húmicos sin purificar (Gallardo  2002).

4.2.4. Contenido de materia orgánica de los suelos.
El contenido de materia orgánica en el suelo se rige por los factores del medio (principalmente climáticos); existen diferencias entre el contenido de materia orgánica en suelos naturales (bosques, pastizales) y entre suelos de cultivo. La disminución del contenido orgánico de los suelos labrados sólo puede ser mejorado parcialmente por adición de materiales ricos en carbono orgánico (estiércol, hojarasca, compost, etc.).
En los suelos cultivados también disminuye el porcentaje orgánico, siempre inferior a los suelos naturales, aunque tanto en uno como en otro caso las diferencias son mayores cuando se pasa de temperaturas bajas a moderadas. En este caso, la relación carbono/nitrógeno (C/N) disminuye al aumentar la temperatura, es decir, que cuando esto sucede por cada gramo de carbono orgánico corresponde más nitrógeno, con lo que, a igualdad de humedad, los restos vegetales se mineralizan más fácilmente (Gallardo  2002).

Fig. 2. Disminución de la materia orgánica con el aumento de la temperatura media anual. Se observa la disminución del contenido en materia orgánica (%),  al aumentar la temperatura (por ejemplo, al pasar desde las cumbres de las montañas a los valles). Fuente: Gallardo  2002.

4.3. Importancia de los abonos orgánicos.
Guamán (2004), señaló los siguientes aspectos favorables a la aplicación de abonos orgánicos en los suelos:
  • Almacenan nutrimentos necesarios para el crecimiento de las plantas como es el caso de nitratos, fosfatos, sulfatos, etc.
  • Aumenta la capacidad de intercambio de cationes (en proporciones de5 a10 veces más que las arcillas).
  • Amortiguan los cambios rápidos de acidez, alcalinidad, salinidad del suelo y contra la acción de pesticidas y metales tóxicos pesados.
  • Reducen los procesos erosivos causados por el agua o el viento.
  • Constituyen alimento de organismos benéficos (lombriz de tierra y bacterias fijadoras de nitrógeno, etc.).
  • Atenúan los cambios bruscos de temperatura en la superficie del suelo.
  • Reducen la formación de costras al debilitar la acción dispersante de las gotas de lluvia.
  • Mejoran las condiciones físicas del suelo mediante la formación de agregados, y
  •  Aumenta la infiltración y el poder de retención de agua en el suelo.

4.4. Metodologías de elaboración de abonos orgánicos.
Mediante procesos de investigación la Universidad Nacional de Loja realizó estudios de base sobre “Análisis de Sistemas de Producción Agropecuaria en centro Loja”, zona representativa de las zonas estacionalmente secas de la provincia de Loja. El problema principal fue el bajo rendimiento de los cultivos base de alimento de las familias, por lo que se  buscó de alternativas viables para solucionar este problema. Mediante el uso de los materiales locales con procesos de descomposición y fermentación poder disponer de abonos orgánicos para aplicarlo a los suelos se pretendió reactivar la microbiología e impulsar la agroecologìa  asociada a obras de conservación de suelos.
El campesino de las zonas estacionalmente secas realizaba quema de los rastrojos de los cultivos; en la actualidad se utilizan estos materiales para la elaboración de los abonos orgánicos.
Se han realizado varios ensayos de investigación en medios campesinos; se hizo un seguimiento de las prácticas culturales en torno al mejoramiento de la fertilidad de los suelos viviendo y compartiendo las experiencias de los investigadores junto con los campesinos; se realizaron talleres de elaboración de abonos orgánicos en siete cantones de la provincia de Loja Paltas, Calvas, Gonzanamá, Quilanga, Espíndola, Celica y Pindal.
Estas metodologías han sido parte de la formación de técnicos agroecólogos, quienes lideran los procesos productivos de sus zonas. Se han dirigido tesis de grado de las carreras de ingeniería Agronómica, Ingeniería Agrícola e Ingeniería en Administración Agropecuaria en la región Sur; articulando la experiencia adquirida enla Universidady la realidad provincial.
Los campesinos involucrados adoptan las prácticas de elaboración de abonos orgánicos porque su aplicación permite el mejoramiento de los suelos e incrementar las producciones. Valoran la calidad del producto, lo consumen con confianza y los excedentes venden en el mercado local, contribuyendo al mejoramiento de la soberanía alimentaria.
Con el apoyo del PROMSA-MAGAP, se adquirió una planta de abono orgánico, la misma que está funcionando en los terrenos de la Asociación de Productores Agrícolas de Bramaderos, con la que abonan 15 ha. de cultivo.
Con apoyo del Ministerio de Industrias y producción (MIPRO)la UniversidadNacionalde Loja está transfiriendo los resultados de investigación en Metodologías de Elaboración de Abonos Orgánicos como base de la producción agroecològica en la Región Sur; en Catacocha se instaló la planta de abono orgánico, desde donde se proveerá de abono orgánico a los campesinos de la región.
A continuación se describen seis tecnologías de producción de abonos orgánicos realizados en la zona estacionalmente seca de la provincia de Loja: Compost, bocaschi, vermicompost, fosfoestiércol, biol y el abono verde.

4.4.1. Compost (Método Indore).
Fotografía 1. Pila de compost, Centro Loja.
El compost es el producto de la descomposición aeróbica de desechos orgánicos (productos y subproductos de parcelas) por acción de los microorganismos en un ambiente húmedo y aireado.

4.4.1.1.  Ventajas.
El uso del compost presenta las siguientes ventajas:
  • Utilizan residuos existentes en las parcelas campesinas para obtener abono orgánico que active la microbiología del suelo y mejore su estructura.
  • El volumen de compost maduro se reduce frente a los materiales originales producto de la descomposición, siendo fácil su traslado y aplicación a los cultivos.
  • Los patógenos y semillas que se encuentren en los materiales iniciales son destruidos por las altas temperaturas en el proceso de compostaje (75 °C) durante el primer mes.
  • Los materiales vegetales dispersos en el campo atraen moscas e insectos; cuando se compostan estos desaparecen.
  • El compost es abono de óptima calidad y de bajos riesgos sanitarios.

4.4.1.2. Proceso y parámetros de la producción del compost.
En la  Fig. 3 se sintetiza el proceso de descomposición de la materia orgánica sometida a compostaje.
Fig. 3. El Proceso de Compostaje.

Los microorganismos toman oxígeno y humedad del aire, y se nutren del material orgánico; a su vez, éstos emiten dióxido de carbono, agua y energía, se reproducen y finalmente mueren. Parte de la energía liberada se usa para el crecimiento y movimiento de nuevos microorganismos; el resto es emitida en forma de calor. En su proceso de degradación una pila de material en compostaje pasa por tres fases:
- Mesofílica, en donde los microorganismos se alimentan de sustancias poco resistentes como proteínas e hidratos de carbono; esta fase dura a veces pocas horas, otras veces algunos días; una parte de esta energía se utiliza por lo microorganismos para su metabolismo y otra parte se transforma en calor; por eso sube la temperatura de la compostera, mientras la formación de ácidos orgánicos puede llevar a una ligera bajada del pH.
- Termofílica, cuando la temperatura se aproxima a 50ºC; mueren los organismos mesofílicos y son reemplazados por los termo-tolerantes; el pH sube debido a la liberación de bases, así como la producción de amoniaco; si el amoniaco se volatiliza el pH vuelve a bajar para finalmente estabilizarse. En esta fase se alcanzan temperaturas de hasta 80ºC, en donde los mismos organismos causantes de las temperaturas altas son víctimas del calor.
- Enfriamiento y maduración, en esta fase se descubre si el compostaje ha sido bien conducido, pues si el contenido de proteínas, azúcares o hemicelulosa se reduce rápidamente a una tercera parte o menos; la descomposición de grasas, ceras, celulosa y lignina puede producir sustancias húmicas (Benzing, 2001) al añadirse al suelo.
La maduración ocurre en los fragmentos descompuestos de los desechos  que se convierten lentamente en un producto estable prehumificado.
En el cuadro 3 se sintetizan los parámetros del compost

Cuadro 3. Parámetros del  proceso de descomposición óptima.

Proyecto: IG-CV-036, PROMSA, GUAMÁN, 2004

4.4.1.3. Materiales para la producción de compost.
 Desechos orgánicos utilizados
- Domésticos.- Cortezas de papa, yuca, banano, fréjol, naranja, papaya, ceniza de leña, etc.
- Materiales secos.- Tamos y cáscaras de arroz Oriza sativa, trigo Triticum vulgare,  cebada Hordeum vulgare, maní Arachis hipogaea, café Coffea arabica, fréjol Phaseolus vulgaris; tarallas y pangas de maíz Zea mays, hojas secas de caña Saccharum officinarum, banano Musa sp. y bagazo de la caña. Son materiales de una alta relación C/N.
Foto 2. Materiales secos.

- Material verde.- Hojas de caña Saccharum officinarum y banano Musa sp, malezas de los cultivos, ramas de arbustos, cogollo de caña Saccharum officinarum, hierba chilena Panicum maximun, gramalote, leguminosas, soya negra Mucuna sp. Los desechos verdes y frescos de los cultivos se descomponen muy rápidamente en las pilas de compost, proporcionan los azúcares y compuestos orgánicos sencillos que originan el aumento de microorganismos y de temperatura.
Foto 3. Materiales verdes.

- Estiércoles de animales.- Se utiliza generalmente los estiércoles de cabras,  cuy, gallinaza, vacas, equinos, etc. Son fuentes de nutrientes y sirven de inoculador microbiano de las pilas.
- Desechos agroindustriales.- Se disponen de cantidades importantes de los productos secundarios tales como cáscara de: arroz Oriza sativa, café Coffea arabica y maní Arachis hypogaea, que se queman en las piladoras, originando una pérdida de nutrientes y de materia orgánica. En la provincia de Loja se dispone de piladoras de arroz en Macará, mientras que en los cantones de Puyango, Calvas, Chaguarpamba y Espíndola, existen las piladoras de café, y en Paltas las de maní.
- Tierra orgánica.- Se constituye en la fuente de inóculo de microorganismos que se alimentan de los desechos orgánicos; no conviene añadir mucha por empobrecer la pila de materia orgánica .
- Ceniza.- Regula el pH de la pila, controla los hongos y es fuente de potasio, ya que contienen entre 5 y 9 % de óxido de potasio. En el Cuadro 4 se citan los contenidos de N y la relación C/N de materiales fuente de abono.
Foto 4. Mezcla de tierra + estiércol + ceniza.

Cuadro 4. Contenido de N y relación C/N de los materiales utilizados en el compost.

ND: no determinado

4.4.1.4.  Conformación de una pila del compost.
En las zonas secas de la provincia de Loja (por las temperaturas elevadas e insolación) es necesario utilizar la sombra de un árbol para evitar los rayos solares y una fuente de agua para propiciar riego a la pila.
  • Delimitar un área de 2,5 x3 mcon estacas; esta dimensión permitirá que en los materiales apilados exista aumento de temperatura para la destrucción de patógenos y de semillas.
  • Poner un listón en el centro del área delimitada para permitir la aireación de la pila.
  • Tender en el piso varitas (carrizo, caña, porotillo, etc.) para permitir la aireación y que el agua drene.
  • Colocar una capa de20 cmde materiales secos como taralla de maíz, bagazo de caña, tamo de maní, de fréjol, de café; cáscara de maní, etc.
  • Regar abundantemente.
  • Agregar una capa de3 cm de mezcla de: 45 kg. de tierra orgánica; 45 kg. de estiércol de animales y 25 kg. de ceniza de fogón.
  • Poner a continuación una capa de20 cmde materiales verdes como: hierba chilena Panicum maximun, kikuyo Penicetum clandestinum, malezas, cogollo de caña Saccharum officinalis, hojas verdes de banano Musa sp.
  • Se adiciona agua evitando su escurrimiento.
Continuar intercalando capas de material seco, mezcla de tierra-estiércol-ceniza, material verde y regar con agua hasta llegar a la altura de2 m.
Foto 5. Elaboración de una pila de compost.

4.4.1.5.  El volteo de la pila.
Durante los primeros días hay aumento de temperatura y al descomponerse los materiales inciden en la disminución del tamaño del montón.
El volteo de la pila ayuda a mezclar los materiales ya que los bordes extremos que están menos descompuestos van al centro del montón para acelerar su descomposición.
Con la ayuda del pico, trozar el contorno de los bordes de la pila; y ubicarlos al lado en una nueva pila para que los materiales de los bordes queden al centro; de tal manera que los materiales que estuvieron inicialmente al centro (material más descompuesto) al dar la vuelta se coloquen externamente. Se debe regar para propiciar el ambiente adecuado para la descomposición. 
Se debe dar tres vueltas; la primera después de un mes de construido el montón, la segunda vuelta al segundo mes y al tercer mes se dará la tercera vuelta. A los tres meses y medio  el compost estará listo para ser utilizado para el abonado de los cultivos. El abono presentará una estructura grumosa, un olor a tierra agradable y de color negro.
Foto 6. Volteo de la pila de compost. 

4.4.1.6. Aplicación.
Investigaciones realizadas por Guamán (2004) indicó que la dosis optima de aplicación es de 20 ton ha-1 en forma localizada; es decir, hoyado– abonado- siembra.

4.4.1.7. Análisis químico  del Compost.
En el  Cuadro 5 se indican los contenidos de macro y micro nutrimentos del compost.

Cuadro 5. Contenido de macro y micronutrimentos de un compost, 2004.

Fuente: Laboratorios del SESA, Tumbaco. Guamán, 2004.
                
4.4.2. Bocashi.
Es un abono orgánico que se obtiene a través de un proceso de fermentación acelerada y aeróbica, con ayuda de microorganismos benéficos, los cuales se alimentan de los materiales que integran el montón, degradándolos en pocos días.
Foto 7. Montón de bocashi.

4.4.2.1.  Ventajas.
Las ventajas que presenta este abono son:
  • La no formación de gases tóxicos y malos olores.
  • La utilización del producto final en 22 días.
  • Libre de sustancias tóxicas.
  • Mejora las propiedades físicas y químicas de los suelos.
  • Estimula el crecimiento de las plantas.
  • Aporta elementos nutritivos al sistema radicular de las plantas en los primeros quince días para luego activarse como materia orgánica en el suelo.

4.4.2.2. Proceso de fermentación.
En la fermentación del Bocashi existen dos etapas:
- Primera etapa.- De intensa actividad microbiana, donde la temperatura puede alcanzar de70 a75 ºC, permitiendo la descomposición de los materiales blandos por la acción de los microorganismos.
- Segunda etapa.- De maduración, donde la degradación de los materiales orgánicos blandos se han descompuesto, mientras que los materiales duros todavía permanecen en descomposición.
Los principales factores que afectan al proceso de fermentación del bocashi son:
Temperatura: Está en función del incremento de la actividad microbiológica del abono; comienza a elevarse después de la elaboración del montón.
Humedad: Para lograr la máxima eficiencia de los microorganismos el rango óptimo de humedad oscila entre 50 y 60 % en peso; bajo el 40 % la descomposición es muy lenta; y sobre el 60 % resulta un proceso anaeróbico que no ofrece un abono de buena calidad.
Aireación: En lo mínimo debe existir entre  5 y 10 % de concentración de oxígeno en los macroporos de la masa.
Relación C/N: La ideal para la fabricación de un buen abono es entre25 a35; las relaciones menores pueden resultar en pérdidas considerables de nitrógeno por volatilización.
El pH: La fabricación de este tipo de abono requiere un pH entre 6,0 y 7,5,  ya que valores extremos inhiben la actividad microbiológica. (SIMAS, 2.001).

4.4.2.3. Materiales requeridos y sus principales aportes.
Carbón vegetal: El tamaño de la partícula de 4 mm mejora las características físicas del suelo y la aireación; facilita la absorción de humedad y calor (energía). Su alto grado de porosidad beneficia la actividad macro y microbiológica, al mismo tiempo que funciona con el efecto tipo "esponja sólida" que consiste en retener, filtrar y liberar gradualmente nutrientes a las plantas, diminuyendo la pérdida y lavado de éstos en el suelo (SIMAS 2001).
Estiércoles: Son la principal fuente de nutrientes para los abonos orgánicos; aportan principalmente nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, hierro, manganeso, zinc, cobre y boro (Guamán 2004).
Cascarilla de arroz: Mejora las características físicas del suelo y de los abonos orgánicos, facilitando la aireación, absorción de humedad y filtrado de nutrientes (SIMAS 2001).
Polvillo o salvado de arroz: Favorecen la fermentación de los abonos e incrementa la presencia de vitaminas. Aporta nitrógeno, fósforo, calcio, potasio y magnesio (SIMAS 2001).
Melaza de caña de azúcar: Principal fuente energética para la fermentación; favorece y multiplica la actividad microbiológica; es rica en potasio, calcio, magnesio y contiene gran cantidad de boro (SIMAS 2001)
Levadura y microorganismos: Constituyen la principal fuente de inoculación microbiológica, para la fabricación de abonos orgánicos (Restrepo 2001).
Tierra orgánica: Ofrece mayor homogeneidad física al abono y funciona como una esponja; aumenta el medio propicio para el desarrollo de la actividad microbiológica de los abonos.
Ceniza: regula la acidez que se genera en todo el proceso de fermentación; así mismo puede contribuir con otros minerales útiles a las plantas como el potasio (Restrepo 2001).
Es necesario potencializar los materiales existentes en el sitio de elaboración de los abonos; por ello se utilizará además cáscara de café, taralla picada, hojarasca, bagacillo de caña, pastos del lugar, malezas y residuos de cosechas en general.

4.4.2.4. Elaboración de bocashi.
Para elaborar el bocashi se necesita lo siguiente:
a) Captura de Microorganismos benéficos:
  • 0,5 kg de arroz cocido sin sal
  • 0,5 kg de pescado cocido sin sal
  • 10 tarrinas de1 litro
  • Tela nailon
  • Ligas para sostener la tela
Foto 8. Preparación de tarrinas para captura de microorganismos.

Ocho días antes de la preparación del bocashi se preparan  tarrinas que contengan 55 g de arroz cocido y 200 ml de caldo de pescado; se cubren con nailon y se ubican en lugares húmedos y sombríos donde se capturan los microorganismos.
b) Preparación de acelerantes de la descomposición: Ocho días antes disolver1 kgde levadura de pan en barra, en un balde con10 litrosde agua. Aparte disolver 4 L de melaza en 10 L de agua, tápese herméticamente y almacénese en una bodega. 
Foto 9. Preparación de acelerantes de la descomposición.  

c) Herramientas: Pala, pico, barreta, machetes, carretilla, baldes, regadera, manguera,7 metrosde plástico negro, alambre de amarre, entre otros.
d) Elaboración del bocashi:
- Delimitar cerca de la fuente de agua un área de 2 por 6 m2 bajo la sombra de un árbol coposo, a50 cmde las esquinas se colocaran 4 postes de madera de2 mde alto para soportar una cobertura de plástico negro.
-Colocar el material en capas:
  • Una capa de material orgánico seco picado de5 cmde alto.
  • Material verde picado
  • Cáscara de arroz
  • Mezcla de tierra y ceniza.
  • Capa de estiércol
  • Carbón molido de 4 mm salpicado.
  • Riego de la pila con: 2 L de fermento de levadura + 2 L de fermento de melaza + 55 g de microorganismos capturados, disueltos en 16 L de agua.
  • Se continua sobreponiendo las capas y regando hasta llegar la pila a60 cmde altura.


Foto 10. Elaboración de montón de bocashi.

4.4.2.5.  Volteo de la pila.
Con la finalidad de evitar las temperaturas elevadas en la pila, se debe voltear; en climas fríos será de una vez al día, mientras que en climas cálidos de dos veces por día. Además, se verificará la humedad de la pila si está demasiado seca se  agrega agua limpia.
El volteo se realizará durante 22 días, tiempo en el cual estará listo para abonar los cultivos.

4.4.2.6.  Aplicación. 
La aplicación al suelo se recomienda generalmente hacerla para cada planta en dosis de 20 t/ha-1.
  • En viveros se coloca de20 a40 % de bocashi en el sustrato.
  • En los cultivos de maíz y papa 1 kg /hoyo.
  • Para las hortalizas 0.5 kg/golpe.
  • Para los frutales en tiempo de transplante se debe abonar con 46 kg/árbol.
  • Para los semilleros se debe aplicar una capa de2 cmde espesor y luego mezclar con un rastrillo.
Foto 12. Abonamiento con bocashi.

4.4.2.7. Análisis químico del Bocashi. 
Cuadro 6. Contenido de macro y micronutrimentos de un Bocashi.

Fuente: Laboratorios AGROCALIDAD.

4.4.3. Vermicompost.
Se denomina vermicompost o lombricompost al producto de la transformación de residuos orgánicos (animales y vegetales) como desechos de la digestión por parte de lombrices (Eisenia foetida) en crianza intensiva. El resultado es una mezcla de color obscuro con sustancias amorfas coloidales que son estables a la descomposición microbiana.
Foto 13. Vermicompost.

4.4.3.1. Ventajas. 
Las ventajas de utilizar humus de lombriz son las siguientes:
  • El abono está más descompuesto protege al suelo de la erosión al mejorar sus características físico-químicas; regula el incremento y la actividad de los microorganismos en el suelo.
  • Almacena y libera los nutrientes requeridos por las plantas de forma equilibrada (N, P, S, B).
  • Reduce la compactación natural o artificial del suelo, contribuye a la absorción de energía calórica y neutraliza la presencia de contaminantes debido a su capacidad de absorción <iddeo.es/plantas/lombricultura.htm>.
  • Luego de establecido el sistema es un proceso continuo de obtención de abono si se aporta alimento constantemente al lecho.
  • No produce contaminación de aguas por escorrentía o lixiviación.
  • Las lombrices consumen también desechos con bajo contenido de N como paja, aserrín y papel, siempre y cuando exista una previa descomposición y suficiente humedad.
  • Posee una rica flora bacteriana; cada gramo contiene alrededor  de dos billones de bacterias vivas y activas (Manual Agropecuario 2002).
  • Es un abono rico en hormonas (auxinas, giberelina y citoquinina) (Manual Agropecuario 2002).
  • El aparato digestivo de la lombriz troca en pocas horas lo que tarda años la naturaleza (Suquilanda 2005).

4.4.3.2. Características de la lombriz roja californiana.
La lombriz roja californiana (Eisenia foetida) reúne características morfofisiológicas y comportamentales muy importantes dentro de una explotación zootécnica. Vive normalmente en zonas de clima templado; su actitud es notable a partir de los 18ªC;humedad del 82%; en estado adulto mide entre 7 y10 cmde longitud, con diámetro de3 a5 mm su peso aproximado es de1 gramo; consume diariamente una cantidad de residuos orgánicos equivalente a su peso, el 60 % lo defeca  y el resto lo utiliza en su metabolismo y para regenerar tejidos corporales (Manual Agropecuario 2002).
Habita superficialmente en el suelo; por lo tanto es muy susceptible a cambios climáticos. Es fotosensible (los rayos solares la afectan); además es perjudicial una excesiva humedad, acidez del medio y la incorrecta alimentación <iddeo.es/plantas/lombricultura.htm>.
Vive hasta 16 años, durante los cuales se reproduce regularmente cada 7 días desde los tres meses de edad si la temperatura y humedad son las adecuadas. Se alimenta de materia orgánica en descomposición; cuanto más finos sean los componentes de su alimentación menor dificultad tendrá para ingerirla y, por lo tanto, mayor será la producción de abono (Manual Agropecuario 2002).
Se recomienda someter los desechos a un compostaje previo con la finalidad de evitar que las lombrices sean expuestas a temperaturas altas, pH ácidos y concentraciones de amoniaco alto (Benzing 2001).
 
Foto 14. Eisenia foétida.

4.4.3.3. Preparación del alimento para lombrices.
Se debe destinar una área especial cerca al lecho de la lombriz para la preparación del semicompostamiento, con el uso de materia orgánica (estiércol de animales, materiales biodegradables) pH de 6,0 -7,5; la temperatura del lecho debe estar entre 10–25 °Cy la humedad entre 65 – 75 %. Una relación adecuada entre el área neta de las camas y el área requerida para la preparación de alimentos es de aproximadamente2 a1; es decir, la mitad del área neta de las camas.
Los desechos a utilizarse como alimento son:
  • Todo tipo de estiércol: Bovinos, ovinos, porcinos, caprinos, equinos y de animales menores como aves, cuyes, etc.
  • Desechos vegetales: Taralla de maíz, bagazo de caña, residuos de papa, maní, fréjol, frutos, malezas, etc.
  • Basuras urbanas biodegradables.
  • Desechos industriales: Cartón, cortezas, frutas.
Se delimita un área de 2  x 10 m2, en donde se colocan los materiales de la siguiente manera: Una capa de20 cmde material vegetal seco picado, luego una capa de estiércol de5 cmde grosor, seguido de otra capa de material verde picado de20 cm; se riega con agua y se continúa colocando capas sucesivas hasta alcanzar1,50 mde altura. Su descomposición es  aeróbica (semicompost) deje por el lapso de un mes.
Foto 15. Semicompost, para alimentar lombrices.

4.4.3.4. Construcción de los lechos
El lecho o cama es un espacio rectangular  de1,20 mde ancho por20 mde largo y una altura de40 cm; la distancia entre camas será de1 m. Los materiales utilizados para la construcción de las paredes del lecho pueden ser tabla de encofrado, guadua chancada, ladrillos, bloques, etc.
Los lechos deben estar ubicados en dirección este-oeste, con una ligera pendiente que permita la evacuación del agua de lluvia y fácil acceso para el suministro de material (sustrato); con disponibilidad de agua para el riego del lecho; en terrenos desprovistos de cultivos (para evitar raíces) tratamientos fitosanitarios, etc., y alejados de árboles que contengan toxinas.
Foto 16. Construcción de lecho de tabla.

4.4.3.5. Llenado de los lechos y siembra de las lombrices.
El llenado de los lechos consiste colocar en su fondo una capa delgada de ceniza, luego una capa de20 cmde alimento semidescompuesto; se  humedece; se colocan las lombrices y se continúa agregando alimento hasta llenar  el lecho. Finalmente, se coloca material seco de cobertura paja, taralla, bagazo de caña, etc. con la finalidad de evitar la evaporación, la incidencia directa de rayos solares y el ataque de aves.
La siembra de la lombriz se efectúa en la mañana debido a su fototropismo negativo; para ello, se coloca1 kgde lombrices por m2 del área del lecho.
Foto 17. Siembra de lombrices en lecho.

4.4.3.6. Cuidados al lecho.
Durante los primeros 20 días se debe regar el lecho cada vez que lo requiera, para lo cual se hará la prueba del puño que consiste en coger con el puño de la mano el sustrato, exprimirlo y observar cuantas gotas salen; si se cuentan 6 gotas la humedad está en el óptimo (60 %).
El alimento se suministra cada mes en capas horizontales de un espesor de5 cma10 cm; esto permite que las lombrices se desplacen en busca del alimento dejando atrás el abono; esta actividad se realiza con la ayuda de una carretilla, pala, rastrillo.
Un elemento muy importante a tomar en cuenta es mantener los suficientes montones de semicompost para proveer de alimento suficiente a las lombrices.

4.4.3.7. Cosecha y almacenamiento.
Esta labor consiste en separar el humus de las lombrices, llevando a estas últimas a nuevos lechos.
Al sexto mes de instalado el lecho por la actividad de las lombrices existe saturación del abono, por lo que se procede a la cosecha del abono; para ello se prepara un cebo que consiste en  adicionar estiércol fresco sobre el lecho, al cual concurren todas las lombrices, en este momento se procede a colocarlas en otro lecho previamente preparado.
Con el uso de una malla se separan los materiales excretados por la lombriz (humus), quedando cocones, larvas y materiales gruesos que no han sido asimilados, que son colocados en nuevos lechos.
El material cernido se extiende sobre el piso de una bodega para que se elimine la humedad hasta alcanzar el 20 % y así conservar la actividad microbiana. Luego se transporta en sacos para aplicar a los cultivos.
Foto 18. Cosecha de humus.

4.4.3.8.  Aplicación.
Trabajos de investigación realizados el cultivo de ajo en Nambacola alcanzaron 4,5 ton ha-1 al aplicar de forma localizada dosis de 20 toneladas por hectárea.

4.4.3.9.  Análisis físico- químico del vermicompost de lombriz.
En el Cuadro 7 se presenta el contenido de macro y micronutrimentos del abono de lombriz.

Cuadro 7. Contenido de macro y micro nutrimentos del  vermicompost de lombriz, 2 011.

Fuente: Laboratorios SESA, Tumbaco

4.4.4.  Fosfoestiércol.
El fosfoestiércol es el resultado de la mezcla de estiércoles secos de animales con roca fosfórica, mediante un proceso de descomposición aeróbica; el resultado es un abono que contiene macro y micronutrimentos. Esta tecnología ha sido desarrollada principalmente para gestionar la fertilidad de los suelos bajos en fósforo.
Foto 20.  Pila de Fosfoestiércol.

4.4.4.1. Los estiércoles
Son las deyecciones sólidas y líquidas de los animales producto del procesamiento del material vegetal por el tracto digestivo y una fermentación posterior. Su incorporación al suelo aporta nutrientes incrementa la retención de humedad y mejora la actividad microbiológica, resultando en un mejoramiento de la fertilidad y productividad del suelo (Guamán 2004).
Los estiércoles son abonos compuestos de naturaleza órgano-mineral. Su contenido de nitrógeno se encuentra casi exclusivamente en forma orgánica; en tanto que el fósforo y el potasio el 50 % en forma orgánica y mineral respectivamente. El estiércol no tiene una concentración fija de nutrientes; ésta depende de cada especie animal, su edad, alimentación, los residuos vegetales que ingieren, entre otros. Mientras los animales jóvenes consumen una gran cantidad de nutrientes para su crecimiento y producen excrementos pobres, los animales adultos solamente sustituyen las pérdidas y producen estiércoles ricos en elementos fertilizantes (Guamán 2004)
Los estiércoles  de los caprinos son los más ricos en nutrientes; el estiércol de caballo es más rico que el de oveja, el de cerdo y el de vaca. El estiércol de las aves de corral o gallinaza es más concentrado y rico en elementos nutritivos, principalmente nitrógeno y fósforo (Guiberteau, 1994). Así, todos tienen una gran cantidad de nitrógeno y potasio, pero muy poco fósforo disponible.

4.4.4.2. Roca fosfórica (Guano)
Es un producto orgánico procedente de las deyecciones de las aves marinas que se ha acumulado y petrificado; este mineral procede de la región de Sechura (Perú); en el mercado del norte peruano se la encuentra como roca Bayovar.
Este fertilizante natural posee el 33 % de fósforo, que es de lenta solubilidad frente a los fertilizantes sintéticos; reacciona a la acidez del estiércol al mezclarlos lo que posibilita un aporte importante de fósforo al suelo.

4.4.4.3. Elaboración del fosfoestiércol.
Para la elaboración se debe seleccionar un área plana, preferiblemente bajo la sombra de un árbol y que se encuentre cercana a los cultivos que se van a abonar.
Se delimita un área de 2  x 6 m2; se coloca una capa de estiércol de5 cm, luego se sobrepone una capa de roca fosfórica se humedece. Se continúa sobreponiendo capas intercaladas hasta llegar a una altura de pila de60 cm.
Para acelerar la descomposición se debe dar una vuelta semanal a la pila; se deja fermentar durante dos meses luego del cual esta listo para la aplicación. En la temporada invernal se resguarda la pila para evitar lixiviación por exceso de lluvias.
Foto 21.  Sobreposición  de capas en una pila de fosfoestiércol.

4.4.4.4. Formas de aplicación y dosis.
De las investigaciones realizadas porla UniversidadNacionalde Loja en el Centro Andino de Tecnología Rural (CATER) y en las comunidades de Centro Loja, Huertas, Bramaderos Vega del Carmen, San José y Jatumpamba resultó que la dosificación adecuada consiste en mezclar  5,0 ton/ha de estiércol más 150 kg/ha de roca fosfórica.
La forma de aplicación es localizada, lo que significa abonar cada planta; se hace un hoyo con la barreta; se deposita la dosis de fosfoestiércol, la semilla y se tapa con tierra (Guamán 2004).
Foto 22. Aplicación localizada de fosfoestiércol.

4.4.4.5. Análisis químico del  estiércol de cabra.
Cuadro 8. Análisis de macro y micronutrimentos del estiércol de cabra, 2004.

Fuente: Laboratorios del SESA, Tumbaco. Guamán 2004.

4.4.5. Biol
Es un abono líquido o biofertilizante que se origina a partir de la fermentación anaeróbica (en biodigestores) de materiales orgánicos (Duicela et al. 2003).
Foto 23.  Tanque de biol.

4.4.5.1. Ventajas. 
Las ventajas de la elaboración y uso del biol son las siguientes:
  • Baja demanda  de mano de obra para su elaboración y aplicación.
  • Fuente de fitorreguladores, rico en nitrógeno amoniacal, hormonas, vitaminas y aminoácidos; substancias que regulan el metabolismo vegetal.
  • Contiene sustancias orgánicas hidrosolubles que al ser absorbidas directamente por las hojas tonifican las plantas e impiden el desarrollo de enfermedades y el ataque constante de insectos (Restrepo 1988).
  • Es un biofertilizante de fácil asimilación a través del sistema radicular y foliar que nutre a la planta (Duicela et al. 2003).

4.4.5.2. Etapas de la descomposición anaeróbica de los desechos orgánicos.
Comúnmente la digestión anaeróbica del material orgánico se divide en  cuatro etapas, aunque éstas ocurren simultáneamente dentro del digestor; se resumen en el Cuadro 9.
Cuadro 9. Principales géneros procarióticos involucrados en la descomposición de desechos orgánicos.

Fuente: Benzing (2001).

4.4.5.3. Materiales requeridos.
Los materiales e insumos que se requieren para la elaboración del biol son:
  • 1 tanque plástico de capacidad de200 litros, con tapa.
  • 1,5 mde manguera de jardín de ½ pulgada.
  • 1 envase de plástico de2 litros.
  • 2 baldes de10 litros.
  • 1 machete.
  • 2 kilos de leguminosa fresca de preferencia alfalfa o trébol.
  • 50 kgde estiércol fresco de bovino.
  • 10 litros de leche.
  • 4 litrosde melaza.
  • 2 kgde roca fosfórica.
  • 3 kg. de roca fosfórica.
  • 3 kg. de ceniza.

4.4.5.4. Elaboración.
  • Colocar100 litrosde agua en el tanque.
  • Adicionar el estiércol fresco, remover constantemente.
  • Disolver la melaza en agua y adicionarla al tanque.
  • Adicionar la leche  al tanque.
  • Revolver  la roca fosfórica en agua y colocar al tanque.
  • Obtener la legía de ceniza y verter en el tanque.
  • Picar con machete fino la leguminosa para ponerla al tanque y agitar bien la solución.
  • Finalmente se procede a llenar el tanque con agua dejando un margen de20 cmdel borde superior del tanque.
  • Se realiza un orificio en la tapa del tanque con la finalidad de pasar la manguera hasta el espacio interior vacío del tanque.
  • Se tapa herméticamente para evitar la entrada de oxígeno.
  • El otro extremo de la manguera desemboca en el envase plástico con agua, con la finalidad de que salgan los gases producto de la fermentación.
  •  Luego de 30 días de elaborado el biol se debe cernir y está listo para su uso.
  •  Un indicativo de que esta listo es la no emisión de burbujas.

Foto 24. Proceso de elaboración del biol.

4.4.5.5. Aplicación y almacenamiento.
La aplicación se realiza directamente al follaje de la planta mediante  pulverización; para ello se debe diluir el abono líquido con agua en una proporción de1 a3: 5 L de biol y 15 L de agua para una bomba de fumigar de 20 L; aunque se recomienda utilizar concentraciones bajas en mayores frecuencias.
Para obtener mejores y más duraderos resultados se recomienda hacer las aplicaciones en forma directa al suelo alrededor del tallo de las plantas en una dilución de10 a20 %. No exceder concentraciones mayores de 30 %.
La aplicación y pulverización podrá realizarse una vez por semana en la dosis anteriormente señalada, dependiendo de la especie y del ciclo del cultivo en hortalizas, frutales y pastos.
El Biol (filtrado) puede ser almacenado por  tres meses en recipientes de polietileno de color obscuro, para evitar la incidencia de los rayos solares
Tapado herméticamente; si entra oxígeno se degrada rápidamente, pasando a CO2.
Foto 25. Aplicación de biol al cultivo de maíz. 

4.4.5.6. Análisis químico del Biol.
En el Cuadro 10 se presentan los contenidos de macro y micronutrimentos en un biol.
Cuadro 10. Contenido de macro y micronutrimentos del biol, 2011.

Fuente: Laboratorios del SESA, Tumbaco.  

4.4.6. Abono verde
El abono verde consiste en el cultivo de leguminosas (Mucuna sp., Crotolaria sp, Clitoria sp. etc.) con la finalidad de que inicialmente hagan cobertura al suelo y posteriormente de la floración sean incorporarlas al suelo para aportar nitrógeno, materia orgánica y demás elementos.
Foto 26: Ensayo de yuca, asociado a Clitoria.

4.4.6.1. Ventajas.
Las ventajas del abono verde son las siguientes: 
  • Aumenta la materia orgánica y estimula la vida microbiana del suelo
  • Provee una permanente cobertura al suelo y lo protege contra la erosión.
  • En simbiosis con bacterias Rhizobium si son leguminosas  fija N  atmosférico.
  • Mejora la estructura del suelo.
  • Evita el desarrollo de malas hierbas.
  • Minimiza el ataque de plagas y enfermedades.
  • Mejora la disponibilidad de otros nutrientes (Neugebauer 1993)

4.4.6.2. Criterios de selección de especies para abono verde
Existen algunas consideraciones que hay que tomar en cuanta para la selección de  especies que se utilizaran como abonos verdes:
  • Ser leguminosa
  • Tener un crecimiento rápido; un follaje abundante y suculento.
  • Plantas rústicas que se adapten a los suelos pobres,  temperaturas altas, deficiente humedad, etc.
  • Baratas y no comestibles (la parte vegetativa).
  • Fuerte capacidad de enraizamiento en el suelo.
  • Alta capacidad de fijación de N2, asimilación y conservación de nitrógeno.
  • Ausencia de efectos alelopáticos negativos sobre los cultivos subsecuentes en la rotación.
  • Eficiente uso del agua disponible.
  • En ciertos casos características  antagónicas a plagas, nemátodos y enfermedades.
 
Foto 27. Mucuna sp. asociada a maíz.

4.4.6.3. Incorporación de abonos verdes al suelo.
Las leguminosas se cortan en la época de floración (máxima capacidad de fijación biológica) para incorporarlas al suelo. La aplicación se hace con herramientas manuales como machete y lampa, se corta, pica y coloca alrededor de la planta a abonarse y se cubre con tierra mediante un ligero aporque. En condiciones favorables el abono verde se descompone en 15 a 25 días (Guamán 2004).
Al analizar el efecto de incorporación del abono verde en el suelo se evidencia un incremento del contenido de materia orgánica.
Foto 28. Incorporación de Mucuna sp. al cultivo de maíz.

4.4.6.4. Resultados de la incorporación de Mucuna sp. (más estiércol de cabra) en el cultivo de maíz (Bramaderos 2 002).
El estudio realizado por Eras y González (2002) con estiércol de cabra + abono verde en el cultivo de maíz (siembra de temporal) reportó que se obtuvieron incrementos en el  contenido de nitrógeno en el suelo de un valor inicial (antes de instalar el cultivo) de 28 mg NL-1, luego de aplicar 962 kg ha-1 de Mucuna sp. más estiércol en dosis de 2,3 ton ha-1 aumentó a 35 mg N L-1; los  resultados se exponen en la figura 4.
Fig. 4. Contenido de nitrógeno del suelo al incorporar abono verde Mucuna sp. más estiércol de cabra en el cultivo de maíz (Bramaderos 2002).

4.4.6.5. Efecto de la incorporación de Crotalaria sp. en el cultivo de Maíz.
Mediante la instalación de dos ensayos experimentales en la Comuna Collana Catacocha de maíz blanco- Crotalaria sp. se probó un incremento del 23.6% en el rendimiento del maíz. Como esta leguminosa está presente en la zona las familias campesinas están guardando a esta planta dentro de los sistemas de producción. (Guamán, 2014)

4.4.7. Aceptación de las tecnologías por los agricultores de las zonas estacionalmente secas de la provincia de Loja
Investigaciones realizadas en medio campesino en los diferentes proyectos de mejoramiento de la fertilidad de los suelos (IG-CV-036) realizados en los cultivos principales han permitido incrementar las producciones en 30 %. Se cuantificaron los rastrojos y los estiércoles disponibles para la elaboración de los abonos orgánicos; se fomentó el uso de los materiales disponibles en las parcelas campesinas; de elaborar y aplicar los abonos orgánicos en cultivos básicos tales como banano, plátano, caña, yuca, camote, en árboles frutales aguacate, naranja, papaya y en hortalizas lechuga, rábano, zanahoria, brócoli, cebolla, ajo, etc.  De disponer de alimento sano sin  tóxicos que perjudiquen  la salud de las familias. Se ha logrado reactivar la microbiología de los suelos, mejorar su estructura; a decir de F. Armijos los suelos quedan como “biscochuelos”;  la residualidad se expresa en el segundo ciclo de cultivo.
Enla Comuna CollanaCatacocha, Comunidad de Guinuma  F. Ramírez siembra maíz asociado a Crotalaria sp, dado que incrementa la producción del maíz. Enla Comunidadde Huertas, parroquia Guachanamá, las familias mantienen su pila de abono orgánico para aplicarlo a las plantas medicinales y aromáticas asociadas a las hortalizas. B. Berrú, R. Robles y E. Ramos mantienen las leguminosas Mucuna sp, Clitoria sp, Cajanus cajan en la huerta porque le atribuyen bondades de mejoramiento de la fertilidad del suelo e incremento de las producciones.
En Naranjo Palto se estableció un modelo de huerto agroecológico de propiedad de J. Yaguana Bermeo para manejar los recursos naturales y mejorar los sub-sistemas de producción. En Guinuma  J. Collaguazo está produciendo sus cultivos abonando con orgánicos. En Ningomine A. Guamán inicia a replicar el Modelo de Huerto Agroecológico donde  se mantiene la elaboración de los abonos orgánicos, complementa con obras de conservación del suelo y el ordenamiento del estrato arbóreo, arbustivo y herbáceo siguiendo las curvas de nivel.
Con la aplicación de estas tecnologías de abonos orgánicos se mejoran los suelos de las zonas estacionalmente secas y la disponibilidad de alimento sano y nutritivo para asegurar la soberanía alimentaria de las familias.    
Estos resultados están siendo tomados por la Red Agroecológica de Loja y el Ecuador, dado que es necesario producir productos limpios, sanos y nutritivos para contribuir a mejorar la vida de los consumidores urbanos y rurales.

Agradecimiento
Esta obra es producto de un trabajo en equipo con la Ing. Carmen Salinas Jaramillo, Ing. Rómel Merchán, Ing. Magaly Yaguana Arévalo, Ing. María Saritama y en el análisis estadístico del Ing. Edmigio Valdivieso, a quienes dejo sentado mi agradecimiento.
A los Ingenieros: Agrónomos, Agrícolas, Administración Agropecuaria, Tecnólogos en Agroecología y Agroecólogos, a quienes tuve la oportunidad de apoyar como Director de Tesis, con quienes he podido aproximarme más a la realidad ecuatoriana.
En la revisión científica ha sintetizado su esfuerzo, el Ing. Max Íñiguez Mg. Sc.,  el Dr. Juan Gallardo Lancho PhD, investigador de la Universidad de Salamanca y asesor de la Sociedad Latinoamericana de las Ciencias del Suelo, para quienes dejo mi reconocimiento.
Los financieros de este trabajo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia, GRET- Francia, por permitir mi capacitación en Francia. A la Junta del Acuerdo de Cartagena, PADT- Rural de la Comunidad Económica Europea. Al PROMSA-MAGAP, por la investigación y transferencia de los resultados a los campesinos de los 7 cantones de Loja. Al MIPRO, por apoyar a la transferencia de los resultados de investigación, quienes apoyaron la investigación.
En la academia expreso mis agradecimientos a la Sociedad Ecuatoriana de las Ciencias del Suelo- capítulo Ecuador en la persona del Dr. José Espinoza y el Dr. Gustavo Bernal, quienes me acogieron desde el séptimo Congreso y ahora nos aprestamos al XV congreso, octubre 2015.  Dejo sentado mi agradecimiento al INSTITUTO NACIONAL DE CIENCIAS AGRÍCOLAS INCA- Cuba, en la persona del Dr. C. Nicolás Medina Blasco y Dra. C. María Caridad Nápoles García, por apoyarme en mis estudios de cuarto nivel y finalmente agradezco al Instituto Superior Juan Montalvo- Loja, por permitirme compartir mis conocimientos con los estudiantes e Instituciones con las que venimos trabajando.

VI. Bibliografía.
  • ABAD, M.; CONTENTO D. 2008. Fertilización orgánica en la mezcla forrajera kikuyo Pennisetum clandestinum H., más trébol blanco Trifolium repens  L. var. Ladino en Punzara. Tesis de Ing. Agrónomo.
  • BENZING, A.  2001.  Agricultura orgánica.  Fundamentos para la región andina. Alemania.  Edit. Neckar-verlag.  205-207pp
  • CAMAREN, 1999. La degradación del suelo y los cambios históricos, Impresión RISPERGRAF. Quito, Ecuador.  74-107 pp .
  • DUICELA, L.; CORRAL, R., CEDEÑO, L.; CHOEZ, F., ROMERO, F.; PALMA, R.; FERNÁNDEZ, F.; MACIAS, A.  2003.  Tecnologías para la producción de café arábigo orgánico. Avances de la investigación. 1 ed. Edit. Gráficos Colón. Manabí, Ecuador.    87 – 114 pp
  • ERAS, W.; GONZÁLEZ J. 2002. Respuesta al cultivar de maíz Zea mays L. a la incorporación de abono verde, estiércol de cabra y roca fosfórica, en el sistema de temporal. Tesis de Ing. Agrónomo.
  • GALLARDO, J.; GONZÁLEZ, M.; PÉREZ, C. 2002. La materia orgánica del suelo, su importancia en suelos naturales y cultivados. Curso la materia orgánica del suelo y sus repercusiones medioambientales. Editorial Diputación Provincial de Salamanca. Guayaquil, Ecuador. 20 pp.
  • GUAMÁN, F.; SARITAMA, M.; YAGUANA, M. 2004. Los abonos orgánicos, una alternativa para mejorar la fertilidad de los suelos de zonas secas. 1 ed. Edit. Universitaria. Loja, Ecuador  57 pp.
  • GUAMÁN, F.; BARRET, P. 1982.  Análisis de sistemas de producción agropecuaria Centro Loja. Edit. Universitaria. Loja, Ecuador.  75 pp.
  • GUAMÁN, F. 2014. Obtención de biopreparados eficientes para Crotalaria sp. y su empleo como cobertura en el cultivo de maíz (Zea mays)
  • GUERRERO, T.  2005.  El reto histórico de Loja. Serie Loja contemporánea 3. 1 ed. Edit. UTPL. Loja, Ecuador.  119 pp.
  • GTZ.  1 994.  Módulo de capacitación para la agricultura ecológica tropical y subtropical. BIOHERB Alemania.  .  7 – 20 p.
  • GROS, A. 1 981. Abonos, guía práctica de la fertilización. 7 ed.  Edic. Mundiprensa. Madrid España 559 pp.
  • MANUAL AGROPECUARIO.  2002.  Tecnologías orgánicas de la granja integral autosuficiente. Edit. Fundación hogares juveniles campesinos. Bogotá Colombia. 481-500 pp.
  • NEUGEBAUER, B.  1993.  Agricultura, ecológicamente apropiada.  3 ed. Edit. Zel. Bioherb Alemania.117-130 pp.
  • RESTREPO, J. 2000.  Agricultura orgánica. Principios, objetivos y estrategias. Editorial . Bogotá Colombia. 13 pp.
  • SIMAS.  1998.  La idea y el arte de fabricar abonos orgánicos fermentados. 1 ed. Edit Enlace. Managua Nicaragua. 13-70 pp
  • SUQUILANDA, M.; OLIVIERA, J. 2003.  Agricultura Orgánica. Consejo Provincial de Loja Quito. Ecuador..  66 pp.
  • SUQUILANDA, M. 2009.  Prácticas agroecológicas para la conservación y mejoramiento de la fertilidad del suelo. Loja. Ecuador. I Seminario internacional de agroecología  15 pp.
  • VEERLE, VAN DEN E.; CUEVA, E.  1997.  Conocimientos y prácticas culturales sobre los recursos filogenéticos nativos en el austro ecuatoriano. Plantas silvestres comestibles del sur del Ecuador.  Loja, Ecuador.  480 pp.
  • VIDELA, C. 2008. Aplicación de técnicas de13Cen estudios de dinámica de la materia orgánica del suelo. XI Congreso ecuatoriano de la ciencia del suelo. Quito, Ecuador. 5 pp.
  • YUNGAN, O. 2 009. Efecto del abono orgánico tipo bocashi en el cultivo de la quinua Chenopodium quinoa en la parroquia Flores, cantón Riobamba. Tesis de Ing. Administración Agropecuaria.  
 Fuente: ENGORMIX